¡CUIDA DE TU CUERO CABELLUDO AHORA! PELO DE POROSIDAD BAJA, MEDIA Y ALTA

Si quieres que tu pelo esté perfectamente cuidado, fuerte y bonito, tienes que probar los aceites capilares. Sin embargo, antes de hacerlo, tienes que determinar la porosidad de tu pelo. Esto te ayudará con el cuidado de tu pelo y de tu cuero cabelludo. ¿Qué es la porosidad del pelo? Es el nivel de elevación de las cutículas capilares hacia el tallo capilar. Hay pelos de porosidad baja, media y alta.

porosidad del pelo

El pelo con porosidad baja más bonito y el más sano

El pelo con porosidad baja es suave, brillante y está sano. Las cutículas capilares están selladas y se adhieren firmemente al tallo capilar. Por esta razón, el agua, el tinte y las sustancias contenidas en los cosméticos a penas entran en las estructuras capilares internas. El pelo de porosidad baja es difícil de estilizar, teñir, lavar y secar. Este pelo es menos susceptible a los daños y normalmente tiene un color natural. No se encrespa ni se pone con estática; al cepillar el pelo, los mechones no se enredan. Este pelo debería ser tratado con lubricación capilar durante mucho tiempo; sin embargo, debes tener cuidado de no apelmazarlo ni hacer que el cuero cabelludo esté graso. Lo mejor para el pelo de porosidad baja son los aceites saturados, que crean una capa protectora en la superficie. Estos productos están hechos de partículas realmente pequeñas que penetran fácilmente en las cutículas capilares fuertemente adheridas. Prueba aceites como: aceite de palma, aceite de coco, aceite de babasú, manteca de karité, manteca de cacao, aloe o extractos vegetales.

Afro y rizos (pelo de porosidad alta)

El pelo de porosidad suele encresparse y absorber la estática. También suele estar seco y áspero, pero absorbe agua rápidamente. Aquí las cutículas capilares están abiertas de par en par, por lo que la coloración y la estilización no son ningún problema. Sin embargo, recuerda que el secado, el rizado y el alisado frecuentes, así como otros tratamientos que usan altas temperaturas, pueden dañar tu pelo. El pelo de porosidad alta debería someterse a una lubricación capilar breve, porque puede absorber agua y otras sustancias rápidamente. Este tipo de pelo requiere emolientes, proteínas y humectantes durante los tratamientos de cuidado capilar. Este pelo también puede beneficiarse de los aceites con ácidos grasos poliinsaturados, hechos con partículas grandes, que pueden penetrar fácilmente en las cutículas capilares muy levantadas. Entre estos productos encontramos: aceite de aguacate, aceite de jojoba, aceite de macadamia, aceite de oliva, aceite de almendras dulces, aceite de lino, aceite de sésamo, aceite de onagra y aceite de semillas de calabaza.

Pelo revuelto (pelo de porosidad media)

El pelo de porosidad media es similar al de porosidad baja y al de porosidad alta. Este tipo de pelo está sano y es fácil de estilizar. Sus cutículas están ligeramente levantadas. El cuidado capilar perfecto para este tipo de pelo lo proporcionan los ácidos grasos monoinsaturados. Éstos están hechos de partículas de tamaño medio, que mantienen el pelo en buen estado, mejoran la estilización y evitan los daños. Prueba uno de estos aceites: argán, crambe, germen de trigo, semillas de papaya o ricino. Para el tratamiento, usa también los humectantes y las proteínas contenidas en los acondicionadores capilares.

¿Cómo comprobar qué tipo de porosidad tiene tu pelo?

Puedes realizar una simple prueba. Aparentemente la mejor es la prueba del agua. ¿En qué se basa? Echa unos pelos en un cuenco o un vaso lleno de agua. Recuerda que deben estar limpios y libres de siliconas. Si en dos minutos el pelo se hunde hacia el fondo, significa que tu pelo tiene porosidad alta. El pelo que permanece en la superficie o se hunde más tarde tiene porosidad baja.

¿Conoces algún otro método que pueda ayudarte a determinar la porosidad de tu pelo? Hay muchos. El método de la vista se basa en observar el aspecto del pelo en diferentes condiciones climatológicas, justo después de lavar o de secar el pelo, tras aplicar varios cosméticos y durante la estilización. Sin embargo, el método del tacto te permite determinar si tu pelo está áspero y rizado (porosidad alta) o suave y liso (porosidad baja). Hay dos pruebas más que requieren el uso de alimentos. La primera de ellas es la prueba del aceite de coco. Consiste en aplicar el cosmético en el pelo y enjuagarlo después de una hora. El pelo de porosidad alta estará seco y mate, mientras que el pelo de porosidad baja estará brillante y suave. La prueba de la harina ofrece resultados similares. En el pelo de porosidad baja, la harina no aguantará tanto tiempo, ni en la misma cantidad, que en el pelo de porosidad alta.

¿Qué más deberías saber sobre la porosidad del pelo?

Antes de que determines la porosidad de tu pelo, tienes que conocer algo más de información muy importante. Recuerda que el pelo puede tener varios tipos de porosidad. En la parte superior de la cabeza el pelo puede tener porosidad baja – el sebo suaviza y proporciona brillo a los mechones. Mientras que en las puntas puede tener porosidad alta – debido al cepillado incorrecto, a la coloración, a la falta de un cuidado adecuado o incluso a colocar el pelo bajo la bufanda o la chaqueta, pudiendo causar sequedad, encrespamiento y puntas abiertas.

La porosidad capilar se puede aumentar o disminuir con el uso de los cosméticos adecuados o limitando los tratamientos de cuidado capilar. La porosidad capilar puede aumentar por el aclarado, la coloración, la estilización con calor, los radicales libres y el uso de ciertos cosméticos. ¿Y cómo se puede disminuir la porosidad capilar? Usando aceites cosméticos en el cuidado capilar diario. Estos productos se adaptan al pelo y al cuero cabelludo y suministran todas las sustancias esenciales.